donde se grabo el bueno el feo y el malo

Localiza la locación de El bueno el feo y el malo en Sad Hill

En las cálidas fechas del año 1966, una extensa zona de Burgos, entre Salas de los Infantes y Covarrubias, se convirtió en un escenario del lejano oeste norteamericano para ser el lugar de grabación de una de las películas más significativas en la historia del séptimo arte. Se trataba de "El bueno, el feo y el malo", obra del reconocido cineasta italiano Sergio Leone.

LA TIERRA DE LOS OPORTUNISTAS

En el año 1966, el famoso cineasta italiano Sergio Leone eligió los imponentes paisajes del río Arlanza, entre Covarrubias y Salas de los Infantes, como escenario para algunas de las escenas más impactantes de su conocida película "El Bueno, el Feo y el Malo". Los habitantes del pequeño pueblo burgalés de Carazo tuvieron la oportunidad de convertirse una vez más en un papel secundario en una producción cinematográfica de fama internacional. Aunque han pasado 49 años desde entonces, los recuerdos de ese evento todavía perduran en su memoria.

El rodaje de la película tuvo lugar durante los meses de julio y agosto, después de que el equipo de producción descubriera el impresionante murallón de la peña del Carazo, una formación caliza que se levanta en el cauce medio del río Arlanza. Este murallón rocoso, con sus paredes escarpadas y sus impresionantes vistas, ha sido un enclave estratégico de gran importancia desde tiempos prehistóricos. Fue elegido por su carácter inexpugnable y su belleza natural, que lo convierten en un lugar único y memorable.

Sergio Leone, al igual que los antiguos habitantes de la zona, quedó cautivado por este lugar y decidió alejarse de los típicos escenarios desérticos de Almería, donde se desarrolla la primera parte de la película, para rodar aquí la parte final y el desenlace de la historia. Ambientada en la Guerra de Secesión americana, la trama sigue a tres personajes en su búsqueda de un valioso botín robado al ejército sudista. Sin embargo, para encontrarlo necesitan compartir la información que cada uno de ellos ha conseguido por separado, lo que da lugar a una peligrosa carrera llena de engaños y traiciones.

El río Arlanza y sus alrededores se convirtieron en un escenario perfecto para esta producción épica, cuya fama ha traspasado las fronteras y perdura en la memoria de aquellos que tuvieron la oportunidad de vivir el rodaje de cerca. En la actualidad, todavía se pueden encontrar recuerdos y anécdotas de aquellos días, que demostraron que la magia del cine puede dejar una huella imborrable en un lugar y en sus habitantes.

Mapa

La impactante escena se filmó en el antiguo Monasterio de San Pedro de Arlanza en Hortigüela, mientras que los exteriores fueron grabados en el Cortijo de El Fraile en Nijar (Almería).

En este convento religioso reconvertido en hospital militar, bulle la actividad mientras “Tuco” (Eli Wallach) lleva a “El Rubio” (Clint Eastwood) en busca de ayuda para sanar sus heridas, después de atravesar el ardiente desierto.

Esta escena, sin duda la más impactante y costosa de la película, retrata una aparatosa batalla entre los nordistas y los confederados para obtener el control de un puente de madera de 100 metros sobre el Río Grande (Arlanza).

Grabada a 3,5 kilómetros de Hortigüela, la escena contó con la participación de más de 2.000 extras, recreando una épica lucha que dejará a todos sin aliento.

El momento de clímax de la película tiene lugar en un cementerio de guerra, donde Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef se enfrentarán en un duelo a tres, o "Triello", por los 200.000 dólares enterrados en una tumba.

El escenario de esta escena memorable fue el impresionante Valle de Mirandilla en Santo Domingo de Silos. El equipo de producción construyó un asombroso cementerio circular según los diseños meticulosos del escenógrafo Carlo Simi, en tan solo 3 días y con la ayuda de 250 soldados del ejército español.

El resultado fue una verdadera maravilla visual, con más de 5.000 tumbas dispuestas en círculos concéntricos y radios que rodean una plazoleta central empedrada de 30 metros de diámetro. Una muestra impresionante del trabajo en equipo y la dedicación para dar vida a esta escena épica en la pantalla grande.

Ubicacióneditar

Desde Salas de los Infantes, se puede tomar la N-234 en dirección a Burgos y continuar hasta llegar a Hortigüela. Al llegar al desvío hacia Covarrubias, tras recorrer unos 3,5 km y tomar una carretera que se encuentra a la derecha, se llega al icónico lugar donde se rodó la batalla del puente de Langston. A solo un kilómetro de distancia, se encuentra el monasterio de San Pedro de Arlanza, escenario de la misión de San Antonio en la película.

Si se dirige hacia Covarrubias, antes de cruzar el segundo puente sobre el río Arlanza en Fuente Tubilla, hay que tomar el camino que surge a la derecha, en dirección a Contreras. Desde allí, siguiendo una pista, se llega a Santo Domingo de Silos. Este mismo camino también conduce al famoso cementerio de Sad Hill, ubicado a tan solo 2 km de la localidad de Contreras.

Recientemente, en el año 2017, la Asociación Cultural Sad Hill inició el proceso de declaración del Cementerio de Sad Hill como Bien de Interés Cultural (BIC), reconociendo su valor cultural y cinematográfico.

La Cumbre Épica de un Film de Culto

El gran clásico del cine de los años 60, El Bueno, El Feo y El Malo (1966), destaca como una de las obras más destacadas de la época, cuando el género del oeste reinaba sobre todas las demás películas. Aunque esta corriente tuvo su origen en Hollywood, no se limitó a Estados Unidos, sino que también cruzó el Atlántico y tuvo gran impacto en Europa. El cineasta italiano Sergio Leone fue uno de los principales representantes del llamado Spaghetti Western y es recordado como el creador de una de las películas del oeste más icónicas de todos los tiempos.

Un dato curioso es que gran parte de la filmación de la película tuvo lugar en España, donde Leone capturó algunas de las escenas más memorables, como el famoso duelo a tres protagonizado por Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef. Sin embargo, el verdadero protagonista de esta escena no fue ninguno de los personajes, sino el impresionante decorado que fue construido en tan solo tres días en el valle de Mirandilla.

No cabe duda de que el Parador cercano a la frontera con Francia es una verdadera joya arquitectónica. Se trata de un castillo del siglo X ubicado en uno de los pueblos españoles más encantadores. Pero más allá de su belleza, este lugar también es conocido por ser el escenario donde se filmó una de las piezas más emblemáticas del cine del oeste: el duelo a tres en El Bueno, El Feo y El Malo (1966). Aunque años han pasado, este lugar sigue siendo testigo del legado cinematográfico que dejó Sergio Leone en tierras españolas.

Detalles de la ruta

Las personas con limitaciones de movilidad pueden disfrutar de una visita al Cementerio de Sad Hill y el monasterio de San Pedro de Arlanza. Sin embargo, en Sad Hill, existen posibles obstáculos cuando el terreno está húmedo.

Por desgracia, el campo de prisioneros de Betterville y el puente de Langstone no son accesibles para personas con movilidad reducida.

Artículos relacionados