sardinas propiedades y contraindicaciones

Sorpréndete con las propiedades y contraindicaciones de las sardinas en lata

El consumo de sardinas en los hogares españoles alcanzó los 20 millones de kilos el año pasado, una disminución de ocho millones en comparación con el año 2013. Sin embargo, seguimos siendo el país líder en Europa en términos de consumo de este pescado, con una cantidad 18 veces mayor que la de Francia, nuestro país vecino, y 20 veces mayor que la de Portugal, según el último informe del Observatorio del Mercado de Productos de la Pesca y la Acuicultura de la Comisión Europea (EUMOFA). Aunque la merluza y la pescadilla son también muy populares, la sardina se sitúa en un cercano segundo lugar como nuestro pescado preferido.

Contienen bisfenolA

El bisfeno-A es un compuesto orgánico usado en el recubrimiento plástico de las latas desde los años 60 con el fin de evitar su oxidación. Sin embargo, su excesivo consumo puede tener serias consecuencias para la salud. A pesar de numerosos estudios, todavía no se conocen del todo sus efectos, aunque se cree que puede alterar el funcionamiento de las hormonas sexuales.

Por ello, se recomienda moderar el consumo de alimentos en lata. Lo ideal es limitarlo a dos o tres latas, a menos que se tenga un nivel de colesterol elevado, ya que en este caso pueden surgir problemas de hipertensión, diabetes o retención de líquidos. Es importante optar por opciones más saludables, como alimentos con bajo contenido de sal y que no se conserven en aceite.

Contras

Las latas de metal, como las de aluminio y estaño, pueden contener sustancias potencialmente peligrosas para la salud, como el bisfenol y el formaldehído. Estos componentes pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades graves como cáncer, diabetes e infertilidad. Además, el estaño presente en las latas puede causar irritaciones en la piel y en los ojos. Pero eso no es todo, ya que los alimentos enlatados suelen contener altas cantidades de sodio, lo cual puede afectar al sistema cardiovascular y provocar hipertensión. Por si fuera poco, las fugas de alimento dentro de las latas pueden acarrear problemas de pérdida de memoria. Por lo tanto, es recomendable limitar el consumo de alimentos enlatados y optar por opciones más saludables. Conclusión, es importante tener en cuenta estos riesgos a la hora de consumir sardinas enlatadas, optando por una ingesta controlada para evitar posibles efectos negativos en nuestra salud.

qué aporta la sardina

La sardina es una fuente valiosa de nutrientes que ofrece una protección contra la diabetes tipo 2, más allá del alto contenido de omega 3. Además de la ya conocida presencia de este ácido graso, la taurina, el calcio y la vitamina D también se encuentran en cantidades significativas en este pescado, otorgándole propiedades preventivas contra la diabetes tipo 2.

Un gran descubrimiento científico ha demostrado que el consumo de sardina no solo es accesible y fácil de encontrar, sino que también puede prevenir la aparición de la diabetes tipo 2. La profesora e investigadora de Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Díaz Rizzolo, explica que es fácil de recomendar desde la consulta médica y es algo que la población puede incorporar en su dieta sin dificultad.

Según el estudio Di@betes de CIBERDEM, la diabetes afecta a un 14% de la población española de 18 años o más. Además, cada año se registran aproximadamente 386.000 nuevos casos de diabetes entre la población adulta. Por lo tanto, es esencial buscar formas accesibles y sencillas de prevenir esta enfermedad. La inclusión de sardina en la dieta puede ser una solución efectiva y económica para reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Los Riesgos de Utilizar Excesivamente Alimentos en Conserva para la Salud

Cada vez son más las personas que recurren a los alimentos enlatados para su alimentación diaria. Estos productos ofrecen facilidades y una gran variedad que los convierten en una alternativa sencilla y rápida a la hora de comer. Sin embargo, es importante cuestionarse si su consumo habitual es favorable para nuestra salud y cuántas veces a la semana se recomienda incorporarlos en nuestras comidas.

Antes de nada, es necesario tener en cuenta que el proceso de conservación y enlatado puede alterar las propiedades nutricionales del contenido. Aunque en algunos casos puede aumentar la cantidad de nutrientes presentes en el alimento, en otros puede provocar una disminución de vitaminas en comparación con su versión fresca. Por eso, es importante considerar ciertos aspectos antes de incorporar enlatados en nuestra dieta habitual. A continuación, te explicamos por qué no es recomendable abusar del consumo de sardinas en lata.

Uno de los motivos principales es que, como método de conservación, se utiliza sal. Su elevada cantidad de sodio puede provocar diversos problemas de salud, como alteración en la tensión arterial, retención de líquidos o enfermedades cardiovasculares. Por ello, se recomienda moderar su consumo y alternar con otros alimentos para mantener una dieta equilibrada.

Más calorías y grasas

Las sardinas en lata son una excelente fuente de Omega 3. A diferencia de los productos frescos, su contenido de Omega 3 es superior. Esto se debe a que se emplea aceite para garantizar su conservación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto también conlleva un aumento en las calorías, el colesterol y la grasa.

Propiedades de las sardinas

Posibles Contraindicaciones de las Sardinas

Al hablar de las posibles contraindicaciones de este alimento, es importante destacar que las sardinas contienen una sustancia natural llamada purina. Un consumo excesivo de esta sustancia puede causar en ciertas personas un incremento en los niveles de ácido úrico en el cuerpo, lo que puede dar lugar a problemas como la gota o la formación de cálculos renales.

Ventajas de consumir conservas de sardinas

Las sardinas en conserva contienen proteínas que son beneficiosas para el crecimiento muscular, por lo que son muy recomendables para personas como niños, embarazadas y deportistas que deseen desarrollar su masa muscular.

Asimismo, la vitamina B12, también conocida como cobalamina, aporta valiosos nutrientes a mujeres embarazadas y cumple una función clave en la producción de sustancias químicas cerebrales que pueden disminuir el riesgo de sufrir depresión.

Además, otro beneficio de consumir sardinas en conserva es su contenido de yodo, el cual ayuda a regular los niveles de energía y favorece el correcto funcionamiento de las células, brindando fortaleza al cabello, la piel y hasta las uñas.

Ventajas de las sardinas en conserva

Preparación sencilla:

Hierve patatas con curry y luego deja que se enfríen. Añade una lata de sardinas y un poco de ralladura de limón.

Ventajas que abarcan todo el organismo

Sobre las vitaminas en la carne de sardina

La sardina es conocida como un pescado rico en nutrientes, y las vitaminas son parte esencial de su composición. Debajo de su cubierta de escamas, esta especie contiene varias vitaminas que resultan beneficiosas para la salud.

En concreto, la sardina cuenta con algunas vitaminas del grupo B, como la B12, B6 y B3 (niacina). Además, también posee vitaminas A, E y aproximadamente 8 microgramos de vitamina D. Esta última juega un papel fundamental en la absorción del calcio y su fijación en los huesos.

Sin embargo, la vitamina D no solo es importante para la salud ósea. También desempeña un papel crucial en el sistema inmunológico, lo que la convierte en una vitamina clave para mantenernos saludables. Incluso ha sido objeto de atención durante la pandemia por covid-19 por su potencial para prevenir los efectos graves de la enfermedad, como nos explicó el equipo de Alimente.

Artículos relacionados